En el agua hay sustancias procedentes de la contaminación industrial como los fenoles que al reaccionar con el cloro forman clorofenoles, nocivos para la salud. Sin embargo, el ozono descompone los fenoles y otras sustancias altamente tóxicas como las cianidas, que tampoco son eliminadas por el cloro, en compuestos inocuos.

1. Mejora las características organolépticas del agua.
2. Color, olor y sabor no deseables, atenuados o eliminados.
3. Destrucción total y rápida (3.000 veces más rápido que el cloro) de bacterias, virus y esporas, con cortos tiempos de contacto, es mucho mas seguro, no es carcinógeno como el cloro, no presenta ninguna toxicidad.
4. Destrucción de las sales de hierro y magnesio en forma de hidratos, resultando productos fácilmente eliminables por decantación o filtración.
5. Clarifica el agua, dejándola particularmente limpia.
6. Su acción desinfectante cubre una amplia gama tanto de temperaturas como de pHs.
7. No crea ningún tipo de enlace químico ni compuestos halogenados.
8. Totalmente insípido.
9. Es innecesaria la utilización de productos químicos como hipoclorito (estable) o clorito (tóxico), que sólo personal cualificado y con habilitación, puede manejar.
10. Acción oxidante inmediata frente a las impurezas orgánicas, por tanto reduce la DBO y la DQO.
11. Elimina los trihalometanos y sus percusores.
12. Mejora la coagulación-floculación del agua.
13. Destruye los sulfatos.
14. Oxida fenoles, pesticidas, etc.
15. Destrucción de Pseudomonas aeruginosa ambientales.