Los usos industriales del Ozono son numerosos. Se utiliza para purificar el agua de ciudades enteras y en plantas de tratamiento de residuos. Constituye una alternativa al cloro, un potente cancerígeno, en piscinas, balnearios y spas. En Francia y Alemania es obligatoria la ozonización de piscinas para eliminar el cloro que no resulta tan efectivo como el ozono. La Casa Blanca en Washington tiene piscinas ozonizadas.
Se han comercializado incluso lavadoras de ozono, que no necesitan del uso de detergentes, que contribuyen a la contaminación del planeta.
Mucha gente que utiliza el ozono en acuarios ha reportado que los peces están más sanos e incluso aumentan de tamaño.
Las plantas de procesamiento de alimentos y los laboratorios farmacéuticos utilizan el ozono en sus instalaciones como desinfectante.
En hoteles, bares y restaurantes se sirven del ozono para eliminar el olor a tabaco.